Ir al contenido principal

El dolor psicosomático

Como enfermos de fibromialgia nos sonarán estas palabras, más de una vez las habremos escuchado e incluso nos habremos sometido a terapias para salir de esta condición, con o sin resultado.Pero ¿Sabemos realmente que quieren decir dolor psicosomático? A continuación os dejo con un articulo divulgativo que nos puede dejar claros algunos interrogantes sobre esta condición, y nos ayude a diferenciar que es fibromialgia y que es dolor psicosomático.

Articulo escrito por los Dres.Oliver Oyama, Catherine Paltoo, Julian Greengold

Edición | Fibromialgia.nom.es 23-01-2008
Fuente | Dra. Marta Papponetti. Especialista en Medicina Interna.(traducción y resumen objetivo)

Manejo de los síntomas psicosomáticos

Los trastornos psicosomáticos son un grupo de trastornos psiquiátricos en los cuales los pacientes presentan una miríada de síntomas clínicamente importantes pero sin explicación física. Ellos incluyen las somatizaciones, los trastornos somatoformes indiferenciados, la hipocondría, las conversiones, el trastorno de dolor, los trastornos dismórficos corporales y los trastornos somatoformes no especificados. Estos trastornos suelen provocar distrés emocional importante para los pacientes y un desafío para los médicos de familia.

Aproximadamente el 50% de los pacientes de atención primaria presentan síntomas físicos que no pueden ser explicados por enfermedades médicas generales. Algunos de esos pacientes cumplen con los criterios de trastornos psicosomáticos. Aunque la mayoría no entra dentro de los criterios diagnósticos psiquiátricos estrictos para alguno de los trastornos psicosomáticos, puede considerarse que presentan una “preocupación somática”, es decir, una presentación subumbral de un trastorno somatoforme que también puede causar el distrés del paciente y requerir intervención.

Los síntomas inexplicables de los trastornos somatoformes suelen producir ansiedad general sobre la salud, preocupación excesiva frecuente o recurrente, inseguridad o creencias exageradas acerca de los síntomas somáticos, dificultad para encontrar solución en el sistema de salud, discapacidad desproporcionada, emociones negativas hacia el médico o su equipo, expectativas no realistas y, en ocasiones, resistencia o falta de cumplimiento respecto del diagnóstico o los esfuerzos terapéuticos. Estas conductas pueden generar visitas más frecuentes al consultorio, análisis de laboratorio o imágenes injustificados o, procedimientos invasivos costosos y potencialmente riesgosos.

Poco se sabe acerca de las causas de los trastornos psicosomáticos. Los pocos datos epidemiológicos que existen indican una tendencia familiar a sufrir algunos de esos trastornos. Esos datos también indican comorbilidades con otros trastornos mentales, como los trastornos del humor, de ansiedad, de la personalidad, de la alimentación y psicóticos.

Diagnóstico

El problema al que se enfrenta el médico ante un paciente de atención primaria con trastornos psicosomáticos es excluir las causas médicas de los síntomas físicos al mismo tiempo que debe considerar los diagnósticos relacionados con la salud mental. El diagnóstico de un trastorno psicosomático debe ser considerado desde el inicio de la evaluación, cuando el paciente presenta signos inexplicables. Se tendrán en cuenta las condiciones médicas no psiquiátricas pero evitando la sobreevaluación. No existen hallazgos físicos o de laboratorio específicos que ayuden a confirmar dichos trastornos. A menudo, lo que induce a considerar el diagnóstico es la falta de hallazgos físicos o de laboratorio que expliquen los síntomas del paciente.

Antes del diagnóstico de trastorno somatoforme o psicosomático se deben excluir dos trastornos relacionados, los trastornos facticios y los simulados. En los trastornos facticios, los pacientes adoptan síntomas físicos para llamar la atención (beneficio interno), mientras que en la simulación el propósito es conseguir beneficios externos (legales o financieros o, evitar situaciones indeseables). En los trastornos somatoformes no existen beneficios obvios o incentivos para el paciente y los síntomas físicos no son adoptados en forma intencional o fingidos; por otra parte, la ansiedad y el temor facilitan la iniciación, la exacerbación y el mantenimiento de dichos trastornos.

Para el diagnóstico de los trastornos somatoformes se han utilizado herramientas clínicas. Una de ellas, utilizada por los trastornos psiquiátricos, es el Patient Health Questionnaire (Cuestionario sobre la salud del paciente). Las preguntas para la detección de los trastornos somatoformes incluyen 13 síntomas físicos. Si un paciente relata que sufre “mucho” por lo menos 3 de los síntomas, sin una explicación médica adecuada, debería considerarse la posibilidad de un trastorno somatoforme.

Características

Se requieren tres criterios clínicos comunes para cada trastorno somatoforme:

1) los síntomas físicos no pueden ser completamente explicados por una enfermedad médica general, otro trastorno mental o el efecto de una sustancia.

2) los síntomas no son el resultado de un trastorno facticio o simulado.

3) los síntomas causan problemas importantes sociales, ocupacionales o de otro tipo.

T. de somatización
Síntomas físicos inexplicables aparecidos antes de los 30 añosSíntomas de no menos de 7 años de duraciónPor lo menos dos síntomas gastrointestinales, cuatro dolorosos, uno seudoneurológico y uno sexual
T. somatoforme indiferenciado
Historia ≥ 6 meses de duraciónUno o más síntomas físicos inexplicables
T. de conversión
Un síntoma inexplicable con compromiso funcional motor o sensitivo
T. de dolor
El dolor es síntoma predominanteLos factores psicológicos representan un papel importante en la percepción, comienzo, gravedad, exacerbación o mantenimiento del dolor
Hipocondría
Fijación en el temor a tener una enfermedad que pone en riesgo su vida
T. dismórfico corporal
Preocupación basada en un defecto físico real o imaginario
T. somatoforme no especificado
Mala interpretación o exageración de los síntomas físicos inexplicados.
Los pacientes no cumplen por completo los criterios diagnósticos para trastornos somatoformes

Trastorno de somatización
Los pacientes con trastorno de somatización (también conocido como síndrome de Briquet) presentan síntomas físicos inexplicables desde antes de los 30 años, duran varios años y entre ellos se incluyen al menos dos molestias intestinales, cuatro síntomas dolorosos, un problema seudoneurológico y un síntoma sexual.

Sintomas seleccionados de trastornos de somatización
Gastrointestinales (dos)
Meteorismo
Diarrea
Intolerancia a los alimentos
Náuseas
Vómitos
Dolor (cuatro)
Abdominal
Lumbar
Tórax
Dismenorrea
Disuria
Extremidades
Cabeza
Articulaciones
Rectal
Seudonuerológicos (uno)
Amnesia
AfoníaCeguera
Dificultad para tragar
Visión doble
Incoordinación
Pérdida de la conciencia
Parálisis
Parestesias
Retención urinaria
Sexual (uno)
Disfunción eyaculatoria
Disfunción eréctil
Hiperemesis del embarazo
Menstruaciones irregulares
Menorragia
Indiferencia sexual

Por ejemplo, un paciente podría tener problemas abdominales crónicos (cólicos, diarrea) que ya han sido evaluados sin arribar a ningún diagnóstico etiológico, como así antecedentes de otros síntomas somáticos inexplicables como la anorgasmia, tinnitus, y dolor crónico del hombro, del cuello, lumbar y de las piernas. Los pacientes con estos trastornos frecuentemente han hecho consultas médicas frecuentes, hicieron múltiples estudios por imágenes y de laboratorio y han sido derivados muchas veces por sus diversos síntomas. Los trastornos de somatización parecen ser más comunes en las mujeres que en los hombres, con una prevalencia de 0,2 a 2% y menos del 0,2%, respectivamente. Los trastornos de somatización subumbral pueden tener una prevalencia de hasta 100 veces mayor. Existe un patrón familiar, con una incidencia del 10 al 20% en los familiares femeninos de primer grado. No se han identificado causas definitivas, aunque el patrón familiar indica la participación genética o ambiental.

  • Tratornos somatoformes indiferenciados
El diagnóstico de este trastorno es una versión menos específica del trastorno de somatización que solo requiere una antigüedad de 6 meses o más de uno o más trastornos físicos inexplicables, además de cumplir otros criterios clínicos.

La fatiga crónica que no puede ser explicada por completo por una enfermedad médica conocida es un síntoma típico. La incidencia más elevada de trastornos ocurren entre las mujeres jóvenes de baja condición socioeconómica, pero los síntomas no están limitados a ningún grupo.

  • Trastorno de conversión
Este trastorno comprende un solo síntoma relacionado con la función motora o sensitiva, indicando una condición neurológica que genera una derivación como problema seudoneurológico. En general, los síntomas de conversión no siguen vías anatómicas o mecanismos fisiológicos conocidos aunque parecen fisiológicos (por ej., una hemiparesia que no sigue la vía corticoespinal conocida o sin alteraciones de los reflejos o tono muscular). Los pacientes pueden parecer graves o no perciben sus síntomas como un problema. El comienzo raramente se produce antes de los 10 años o después de los 35. El trastorno de conversión suele observarse más comúnmente en las poblaciones rurales, en las personas con menor condición socioeconómica y en aquellos sin conocimientos médicos o psicológicos mínimos.

  • Trastorno de dolor
Este trastorno es bastante común. Aunque el dolor se asocia con factores psicológicos en su comienzo (por ej., cefalea crónica inexplicable que comenzó después de un episodio estresante en la vida del paciente), su comienzo, gravedad, exacerbación o mantenimiento también pueden asociarse con una condición médica general. El dolor es el foco del trastorno, pero los factores psicológicos representan un papel en el inicio de la percepción del dolor. Los pacientes usan con frecuencia los servicios de salud, consumen muchos medicamentos y tienen problemas matrimoniales, laborales o familiares. El dolor puede llevar a la inactividad y el aislamiento social, y suele asociarse con depresión, ansiedad o trastornos por drogas.

  • Hipocondría
Los pacientes hipocondríacos malinterpretan los síntomas físicos y temen sufrir una enfermedad grave. Estos pacientes deben tener una preocupación no ilusoria por sus síntomas de no menos de 6 meses de duración antes de haberse hecho el diagnóstico. En atención primaria, la prevalencia es de 2 a 7% y no parece haber diferencias importantes con respecto a la edad, el sexo o los factores culturales. La característica predominante es el temor que muestran los pacientes cuando se habla de sus síntomas, a pesar de haber probado la ausencia de la enfermedad a la que teme. Este síntoma es patognomónico de la hipocondría.

  • Trastornos dismórficos corporales
Los trastornos dismórficos comprenden una preocupación debilitante por un defecto físico, real o imaginario. En el caso de una imperfección física real, el defecto suele ser leve pero la preocupación del paciente es excesiva. Por ejemplo, una mujer con un queloide pequeño en el hombro puede tenerlo tan presente que nunca usa ropas que lo dejen al descubierto, evita todas las situaciones sociales en las cuales puede ser visto por los demás y se siente criticada por los otros a causa de su queloide. El trastorno tiene la misma prevalencia en hombres y mujeres.

  • Trastorno somatoforme no especificado
Éste es un diagnóstico psiquiátrico aplicado a las condiciones que no llenan por completo el criterio de otros trastornos somatoformes pero que tienen síntomas físicos que son malinterpretados o exagerados, lo cual genera distrés. Varias son las condiciones que entran en este diagnóstico, como el seudoembarazo, la creencia errónea de estar embarazada, basada en signos reales de embarazo (aumento del abdomen sin eversión del ombligo, oligomenorrea, amenorrea, sensación de movimientos fetales, náuseas, modificaciones de las mamas, dolores de parto).

  • Tratamiento
Los pacientes que experimentan síntomas físicos inexplicables suelen tener una creencia muy firme de que sus síntomas tienen una causa física a pesar de la evidencia en contrario. Estas creencias se basan en interpretaciones falsas de los síntomas. Por otra parte, los pacientes pueden minimizar la intervención de factores psiquiátricos en la iniciación, mantenimiento o exacerbación de sus síntomas físicos.

  • Discusión diagnóstica
Para confirmar el diagnóstico psiquiátrico, al comenzar la evaluación del paciente, ya se debe considerar la existencia de trastornos somatoforme, para lo cual es importante tener la sospecha diagnóstica y analizar la posibilidad de que exista el trastorno después de haber descartado alguna patología orgánica como primera causa de los síntomas. Cuando el paciente cumple con todos criterios, se impone el diagnóstico psiquiátrico. La discusión diagnóstica requiere precaución y práctica. Hacer un diagnóstico puede ser el paso terapéutico más importante. El médico debe primero hacer una alianza terapéutica con el paciente. Esto puede alcanzarse en forma parcial mediante el conocimiento del discomfort del paciente por sus síntomas físicos inexplicables y el mantenimiento de un elevado grado de empatía hacia el paciente durante la consulta.

El médico debe revisar junto con el paciente los criterios diagnósticos para el trastorno somatoforme sospechado, explicando el trastorno como cualquier otra condición médica, con información sobre la etiología, la epidemiología y el tratamiento. También debe explicarse que el objetivo terapéutico es más el manejo que la curación.

  • Terapia
Una vez hecho el diagnóstico y conseguida la aceptación del paciente sobre el diagnóstico y el objetivo terapéutico, el médico puede tratar cualquier comorbilidad psiquiátrica. Los trastornos psiquiátricos raramente existen aislados, y los somatoformes no son la excepción. La depresión clínicamente significativa, los trastornos de ansiedad, de personalidad y por abuso de sustancias suelen coexistir con los trastornos somatoformes y deben ser tratados en forma simultánea usando modalidades apropiadas.

Los estudios que avalan a la efectividad de las intervenciones farmacológicas destinadas a los trastornos somatoformes específicos son limitados. Los antidepresivos suelen ser usados para el tratamiento de la depresión o la ansiedad y pueden ser parte del abordaje terapéutico de las comorbilidades de los trastornos somatoformes. Se han propuesto el antidepresivo fluvoxamina, utilizado para el tratamiento del trastorno dismórfico corporal y la hierba de St. John para el tratamiento de los trastornos de somatización y somatoforemes indiferenciados.

Se ha comprobado que la terapia conductista es un tratamiento efectivo para los trastornos somatoformes. La misma se centraliza en las distorsiones cognitivas, las creencias no realistas, las preocupaciones y las conductas que favorecen la ansiedad por la salud y los síntomas somáticos. Los beneficios del tratamiento conductista cognitivo incluyen la reducción de la frecuencia y la intensidad de los síntomas como así el costo de la atención médica. Además, mejora el funcionamiento del paciente.

Derivaciones a especialistas

La colaboración con el psiquiatra puede ser útil para hacer el diagnóstico inicial de un trastorno somatoforme, confirmar un diagnóstico de comorbilidad y brindar tratamiento. El médico de familia se halla en la mejor posición para hacer el diagnóstico inicial del desorden somatoforme, ya que es el que más conoce la presentación específica de las enfermedades generales. Sin embargo, la colaboración con el psiquiatra o el psicólogo puede ayudar a diferenciar las sutilezas entre estos trastornos y sus comorbilidades psiquiátricas, la gravedad de los cuadros y el tiempo que demanda la atención de estos pacientes. Un estudio reciente demostró que los mejores resultados se obtienen cuando se emplean múltiples intervenciones.

Seguimiento

Un aspecto importante del tratamiento es la citación regular de los pacientes para breves consultas de seguimiento. Esto mantiene la alianza terapéutica con el médico, brinda un clima esperanzado y la aceptación de la ayuda, permite que el paciente se vaya despreocupando de su enfermedad y le brinda la oportunidad de reasegurar repetidamente que los síntomas no expresan una enfermedad física, y permite que el médico confronte los problemas en forma preactiva. Las visitas programadas también pueden evitar los contactos frecuentes e innecesarios entre visitas y reducir el uso excesivo de la atención de la salud.

El seguimiento de estas estrategias ayudará al médico en el manejo de algunos de las consultas más problemáticas de la medicina familiar.


Referencias
1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 4th ed. rev. Washington, D.C.: American Psychiatric Association, 2000.
2. Barsky AJ, Borus JF. Somatization and medicalization in the era of managed care. JAMA 1995;274:1931-4.
3. de Waal MW, Arnold IA, Eekhof JA, van Hemert AM. Somatoform disorders in general practice: prevalence, functional impairment and comorbidity with anxiety and depressive disorders. Br J Psychiatry 2004;184:470-6.
4. Righter EL, Sansone RA. Managing somatic preoccupation. Am Fam Physician 1999;59:3113-20.
5. Barsky AJ, Orav EJ, Bates DW. Somatization increases medical utilization and costs independent of psychiatric and medical comorbidity.Arch Gen Psychiatry 2005;62:903-10.
6. Hiller W, Fichter MM, Rief W. A controlled treatment study of somatoform disorders including analysis of healthcare utilization and costeffectiveness. J Psychosom Res 2003;54:369-80.
7. Barsky AJ, Ettner SL, Horsky J, Bates DW. Resource utilization of patients with hypochondriacal health anxiety and somatization. Med Care 2001;39:705-15.
8. Chaturvedi SK, Desai G, Shaligram D. Somatoform disorders, somatisation and abnormal illness behaviour. Int Rev Psychiatry 2006;18:75-80.
9. Spitzer RL, Williams JB, Kroenke K, Linzer M, deGruy FV III, Hahn SR, et al. Utility of a new procedure for diagnosing mental disorders in primary care. The PRIME-MD 1000 study. JAMA 1994;272:1749-56.
10. Castle DJ, Rossell S, Kyrios M. Body dysmorphic disorder. Psychiatr Clin North Am 2006;29:521-38.
11. Salkovskis PM. Somatic problems. In: Hawton K, Salkovskis PM, Kirk J, Clark DM, eds. Cognitive Behavior Therapy for Psychiatric Problems: A Practical Guide. New York, N.Y.: Oxford University Press, 1989:235-76.
12. McCahill ME. Somatoform and related disorders: delivery of diagnosis as first step. Am Fam Physician 1995;52:193-204.
13. Servan-Schreiber D, Kolb NR, Tabas G. Somatizing patients: Part I.Practical diagnosis. Am Fam Physician 2000;61:1073-8.
14. Phillips KA, Siniscalchi JM, McElroy SL. Depression, anxiety, anger, and somatic symptoms in patients with body dysmorphic disorder. Psychiatr Q 2004;75:309-20.
15. Muller T, Mannel M, Murck H, Rahlfs VW. Treatment of somatoform disorders with St. John’s wort: a randomized, double-blind and placebo- controlled trial. Psychosom Med 2004;66:538-47.
16. Burton C. Beyond somatisation: a review of the understanding and treatment of medically unexplained physical symptoms (MUPS). Br J Gen Pract 2003;53:231-9.
17. McLeod CC, Budd MA. Treatment of somatization in primary care: evaluation of the Personal Health Improvement Program. HMO Pract 1997;11:88-94.
18. McLeod CC, Budd MA, McClelland DC. Treatment of somatization in primary care. Gen Hosp Psychiatry 1997;19:251-8.
19. Speckens AE, van Hemert AM, Spinhoven P, Hawton KE, Bolk JH, Rooijmans HG. Cognitive behavioural therapy for medically unexplained physical symptoms: a randomised controlled trial. BMJ 1995;311:1328-32.
20. Warwick HM, Clark DM, Cobb AM, Salkovskis PM. A controlled trial of cognitive-behavioural treatment of hypochondriasis. Br J Psychiatry 1996;169:189-95.
21. Barsky AJ, Ahern DK. Cognitive behavior therapy for hypochondriasis: a randomized controlled trial. JAMA 2004;291:1464-70.
22. Allen LA, Woolfolk RL, Escobar JI, Gara MA, Hamer RM. Cognitivebehavioral therapy for somatization disorder: a randomized controlled trial. Arch Intern Med 2006;166:1512-8.
23. Smith GR Jr, Monson RA, Ray DC. Psychiatric consultation in somatisation disorder. A randomized controlled study. N Engl J Med 1986;314:1407-13.
24. van der Feltz-Cornelis CM, van Oppen P, Ader HJ, van Dyck R. Randomised controlled trial of a collaborative care model with psychiatric consultation for persistent medically unexplained symptoms in general practice. Psychother Psychosom 2006;75:282-9.
25. Margo KL, Margo GM. The problem of somatization in family practice. Am Fam Physician 1994;49:1873-9.
26. Smith GR Jr, Rost K, Kashner TM. A trial of the effect of a standardized psychiatric consultation on health outcomes and costs in somatising patients. Arch Gen Psychiatry 1995;52:238-43.
27. Goldberg RJ, Novack DH, Gask L. The recognition and management of somatization. What is needed in primary care training. Psychosomatics 1992;33:55-61.
28. Walker EA, Unutzer J, Katon WJ. Understanding and caring for the distressed patient with multiple medically unexplained symptoms. J Am Board Fam Pract 1998;11:347-56.
29. Gillette RD. Caring for frequent-visit patients. Fam Pract Manag 2003;10:57-62.
30. Gillette RD. “Problem patients”: a fresh look at an old vexation. Fam Pract Manag 2000;7:57-62.


Am Fam Physician 2007;76:1333-8.

Comentarios

  1. Anónimo12:19 a. m.

    ¿Como defender un cuadro de fibromialgia frente a uno de transtorno de somatización si en la FM tampoco hay pruebas clínicas demostrables de síntomas físicos?

    ResponderEliminar
  2. fibromialgia noticias1:18 a. m.

    Con los criterios para diagnosticarla, totalmente actualizado este mes mayo 2010
    http://www.fibromialgia.nom.es/fibromialgia-sindrome-de-fatiga-cronica-sindrome-quimico-mulltiple-Noticias-2010/nuevo-criterios-para-el-diagnostico-de-la%20fibromialgia.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradecemos cualquier comentario. Diferentes punto de vista nos ayudan a tener una mejor percepción global de nuestra problemática.Si te identificas nos ayudarás a visibilizar.
No lo uses para publicitar remedios..serán eliminados

Entradas populares

Las indicaciones de Pregabalina (Lyrica)

A continuación os transcribo un interesante articulo sobre las indicaciones de este fármaco; Lyrica está siendo usado para la enfermedad de Fibromialgia.
Espero que sea de interés.
Fuente|Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC
Pregabalina en la práctica diaria

La pregabalina está indicada para el tratamiento del dolor neuropático asociado con neuropatía diabética y neuralgia posherpética, y como terapia complementaria para las crisis epilépticas parciales sin control adecuado; además, se ha asociado con reducción de la ansiedad en el trastorno de ansiedad generalizada.


Introducción

La pregabalina es un agente sintético, análogo del ácido g-aminobutírico (GABA), actualmente disponible para el tratamiento de varias afecciones del sistema nervioso periférico acompañadas de dolor neuropático, como la neuropatía diabética y la neuralgia posherpética, y como terapia complementaria en pacientes con crisis epilépticas parciales de difícil control. El presente traba…

Fibromialgia...La gran mentira

O síndrome de fatiga crónica o sensibilidad química múltiple....mentiras...eso somos, eso formamos un cúmulo de mentiras. Y todo empieza un día cualquiera y le puede suceder a cualquier persona....Un dolor que aguantas durante un tiempo hasta que se vuelve insoportable..... Un antinflamatorio y reposo...y el dolor no cesa se cambia el antiinflamatorio y no acaba y aqui empieza la historia; el surgir de dolores diseminados por tu cuerpo, la incansable sensación de no descansar nunca. Levantarte como si hubieras vivido infinitas vidas durante la noche, sin tener aliento para dar el primer paso; así es como encaras tu día a día...con el tiempo llegará el diagnóstico la palbara que cambiara para siempre tu vida. Y empieza la mentira...las verdades a medias...el dejar de tener control de tu vida...las etiquetas. La gran mentira de la fibromialgia empieza y acaba con el archivo de incapacidades otorgadas, incapacidades aprobadas por enfermedades que acompañan al diagnóstico de fibromialgia...enf…

Mi certificado de minusvalia

No necesariamente me ha pasado a mi ,tras el relato de mis lectores se esconde esta experiencia y puede que algún día te pase a ti.
 Era una de tantas consultas, bueno miento, por aquella época ya había decidido no preguntar más recoger cualquier resultado y proseguir con mi vida. 
Había llegado un punto en que la enfermedad me había atrapado tras pruebas, horas de espera en salas de espera, había vivido el abandonar mi profesión porque los sintomas y las obligaciones médicas eran incompatibles con llevar una vida normal.
 La escalera de sintomas, infecciones, hospitalizaciones, alguna operación me habian dejado bien claro que aparte de luchar por encontrar una vida decente a nivel de salud tenía que pelear con algo que no era factible mi vida laboral 
¿Quién estaría dispuesto a aguantar lo que yo vivia en un puesto de trabajo? Lo pensaba y realmente NADIE, no tenían porque hacerlo...la enfermedad era mi problema y ni estaba dispuesta a conseguir ningun puesto de trabajo desde la com…

Fibromialgia y Lyrica el fin de la polémica

Un debate se abrió sobre  fibromialgia y Lyrica hace ya cinco años, cinco años que han dado mucho de si, que han sido una fuente de polémica en multitud de espacios, y que lejos de informar siempre han sido un caldo de cultivo de miedos y polémicas entre los afectados.
La opinión, es la opinión y la información es INFORMACION.
La información tiene que ir carente de prejuicios, de opiniones, de experiencias...en salud la única experiencia válida es la de cada enfermo, y su relación con los fármacos será muy distinta, buscar soluciones en Google en Facebook o en cualquier red social puede llevar al enfermo a dos cosas: 1.-Por opiniones negativas frente a fármacos rechazar alguno que puede que sea su tabla de salvación hacia una mejor calidad de vida. 2.-Ser objeto de cualquier vendedor sin escrupulos y llevarlos hacia un circulo cerrado en el que la enfermedad se vaya cronificando.
Lyrica salió al mercado hace más o menos seis años, sectores de enfermos recogieron con alegria que en Es…

Carta de una Doctora a la fibromialgia

¡Hola!
 Soy la Dra. M. Rivera Nin, natural de Puerto Rico. Hace un tiempo atrás se publicó un artículo en esta página sobre una carrera en la que participaré el día de mañana en mi Isla en nombre de todos/as aquellos/as que día a día se levantan a luchar contra el dolor crónico causado por la Fibromialgia; y más aún, a batallar contra la indiferencia y la poca comprensión que tiene tanto la clase médica, familiares y amigos sobre dicho padecimiento.
 Mi madre, lamentablemente, padece de esta condición hace unos 10 años, pero de estos 10 años pasó ocho sin un diagnóstico definitivo. Cuando ya agotamos todas las alternativas en Puerto Rico, pues siempre recibía la misma respuesta de sus médicos: “todo está en su cabeza, es más bien una cuestión emocional, de estrés o puede estar experimentando una depresión mayor”, fue entonces cuando decidí llevarla a la República Dominicana donde me encontraba estudiando medicina. Luego de que un neurólogo, catedrático en mi Universidad, le …

La soledad de la fibromialgia

Existe soledad , es la "soledad de la fibromialgia", esa soledad que sufren todos los enfermos que la padecen, la soledad de vivir en silencio sus síntomas por miedo a ser cuestionados, a dudar continuamente de su estabilidad psicológica y acabarse preguntándose una vez más ...... ¿realmente será asi,,.... y seré yo el causante de todos mis males? Cuestiones que en nuestra soledad quisiéramos que realmente fueran así y ante tanta zozobra y visicitud que nos toca vivir poder coger el timón de nuestra enfermedad para poder dejarla atrás.

Estas son las dudas de nuestra soledad ¿hacia donde voy? ¿que hago? ¿quien me ayuda? o mejor ¿A quién pido ayuda?

La soledad de la fibromialgia se encuentra en cada sonrisa que forzamos por miedo a decir que nos encontramos mal, por miedo a reproches, a afirmaciones del tipo "debes tomar menos medicamentos y salir más", ¿No fuiste al médico y te puso en tratamiento? "tantas pastillas es lo que han hecho, te has acostumbrado a ella…

Preguntas comunes sobre la fibromialgia

Existen preguntas que insistentemente se repiten y que más le preocupan al enfermo de Fibromialgia;
1.-¿Tiene cura la fibromialgia? No, la fibromialgia no tienen cura es una enfermedad crónica como lo pueden ser el resto de las enfermedades crónicas que nada tienen que ver con esta, diabetes, artritis, hipertensión y un largo etcetera....
2.-¿Porqué me han recetado una antidepresivo? Tengas o no tengas depresión te recetaran un antidepresivo, un anticonvulsivo o ambas cosas a la vez, estos fármacos a pesar de lo que pone en el prospecto tienen una segunda función; tienen un efecto analgesico por lo que pueden aliviar el dolor.
3.-No me hace efecto la medicación ¿que debo hacer? Por ponerte un ejemplo, la hipertensión en algunos casos para poder regularse y volver a valores normales debe el enfermo pasar por varios tratamiento, existe una parte de enfermos que no podrán regular NUNCA su tensión y los médicos mandaran fármacos para prevenir posibles daños en el corazón. En la fibromialgia…

Duloxetina en la Fibromiagia

Edición|Fibromialgia.nom.es|8-04-2007
Fuente|Fundació Institut Català de Farmacologia. Hospital Vall d’Hebron
A medida que aparecen nuevos antidepresivos, eluso de estos fármacos aumenta. No obstante, losnuevos no han supuesto un progreso terapéutico en términos de eficacia.1,2 Los resultados de una revisión sistemática de los ensayos clínicos
comparativos entre los nuevos antidepresivos (ISRS, bupropiona, duloxetina, mirtazapina yvenlafaxina) en el trastorno depresivo mayor no muestran diferencias significativas entre sí.3 Por otra parte, el uso de los antidepresivos se ha
ampliado a muchas otras indicaciones como el dolor neuropático del paciente diabético.
La duloxetina es un nuevo antidepresivo de estructura similar a la fluoxetina, pero con un mecanismode acción similar al de la venlafaxina; inhibe la recaptación de serotonina y noradrenalina. En la UE, se autorizó una especialidad (Yentreve®) parala incontinencia urinaria de esfuerzo de la mujer.4
Después, se aprobó otra para el trata…

Fibromialgia Juguemos a imaginar

Me gustaría que durante un momento volvieseis a la niñez y que con los ojos y el corazón de niño imaginarais esta realidad...
 Empecemos el juego;  -Imaginate nueve meses de embarazo felices, el nacimiento de tu hijo los primeros meses de su vida y poco a poco ves como el dolor se va apoderando de tu cuerpo hasta el extremo de que acercar tu bebe a tus labios con los brazos duele y te ves obligada/o a dejarlo en la cuna para poder besarlo dos veces...  -Imaginemos que tienes un accidente de trafico...que sales afortunadamente ileso...simplemente un latigazo cervical y por precaución se te pone un collarin, acaba el tiempo...estás deseando que te lo quiten pero el dolor persiste y continua durante muchos años...en cuanto la actividad fisica se incrementa, la tensión el dolor se hace insoportable...  -Imaginate en tu puesto de trabajo...notas un olor raro... Ha venido una empresa para hacer la desparasitación de rutina (te dice una compañera)...Sin saber porqué a las semanas, a los mes…

Lo que los ojos no ven

el corazón no lo siente.
Así con estas palabras se resume el gran problema de esta enfermedad.
El ser humano huye del dolor, tanto físico como emocional, vivimos en una sociedad que así lo demuestra, en una sociedad en el que el uso de los fármacos antidepresivos y ansioliticos se ha disparado, quizás porque existe la creencia totalmente errónea de que para el dolor emocional y/o físico existe una pastilla que lo cura todo.
Esa sociedad que se aferra a estas creencias...la misma que cree que todos los problemas le suceden a los demás porque quieren, porque no pone remedio.

Enfermar, sea de la enfermedad que sea, cuando te enfrentas a que va a acompañarte toda la vida no depende única y exclusivamente del enfermo, una gran parte de llevar una calidad de vida  aceptable va a depender de terceros, terceros como familia, como empresarios, como profesionales de la salúd, como tú, tú mismo@ que estas leyendo estas palabras y no tienes dolor, si algún amigo enferma y el dolor es inevitable, …